En un mundo en constante cambio impulsado por el desarroll">

Resistir a la desinformación a través de las emociones

Educación

En un mundo en constante cambio impulsado por el desarrollo tecnológico, internet, las redes sociales o la inteligencia artificial nos facilitan el acceso a una avalancha de información que, lamentablemente, puede llevarnos a la desinformación. En Smilemundo, entendemos la importancia de abordar este desafío desde la raíz: comprendiendo cómo afectan a nuestras emociones y estados internos al interactuar con contenidos basados en información falsa.

Por eso, en colaboración con la Fundación Escuela con Clase (Polonia), la Asociación Demagog (Polonia), Fakescape (República Checa) y Adfaber (Rumanía) hemos elaborado el innovador plan de estudios Fake kNOw More. Este currículo está diseñado para desentrañar los mecanismos psicológicos que entran en juego al enfrentarnos a la desinformación, y cómo podemos fortalecer nuestros recursos internos para defendernos. 

Dirigido a niños, niñas y adolescentes de 10 a 15 años, el proyecto busca mejorar su autoconocimiento al ayudarles a identificar sus recursos y vulnerabilidades frente a la desinformación. 

A través del análisis de 5 premisas, los y las participantes explorarán el impacto de la desinformación en su vida cotidiana y aprenderán estrategias efectivas para reaccionar y protegerse ante ella.

  • El corazón, es decir, ¿cómo siento?
  • La cabeza, es decir, ¿cómo pienso?
  • Los ojos, es decir, ¿cómo veo el mundo?
  • La respiración, es decir, ¿cómo reacciono?
  • Las manos, es decir, ¿cómo actúo?

Cada sección empieza con una introducción teórica para ayudar a las y los educadores o profesores y profesoras a obtener la información básica de un campo determinado. Siguiendo nuestro trabajo con la metodología de Kolb, la teoría se complementa con actividades relacionadas con el tema del capítulo, permitiendo que los y las jóvenes adquieran los conocimientos a través de la experiencia. 

 

Prueba piloto y reflexiones

Entre los meses de abril y mayo hicimos cuatro sesiones piloto para probar los materiales, dos fueron en la Unidad de TCA de Hospitalización Parcial del Hospital Sant Joan de Déu, con un grupo de adolescentes de entre 14 y 17 años y los otros dos en la escuela Patronat Domènech para niños y niñas de 11 – 12 años.

A través de un trabajo vivencial y dinámico, abordamos la manera en que percibimos a los demás con estereotipos o sin conocer mucho al otro. Los ejercicios propuestos nos ayudaron a plasmar, casi de forma teatral, algunas situaciones cotidianas en las cuales descubrimos que nos vemos inmersas todos los días, y en las que muchas veces de forma inconsciente proyectamos en los demás ciertas actitudes o formas de ser que no son reales.

Finalmente cerramos ambas sesiones indagando qué tenemos en común con aquellas personas que percibimos como más diferentes a nosotras mismas, y nos dimos cuenta de que incluso con personas que en un inicio no tenemos nada en común, encontrábamos (más fácilmente de lo que esperábamos) aspectos en que coincidimos.

 

El juego Octogram

Además de las actividades propuestas en cada uno de los capítulos del currículo hemos desarrollado el juego Octogram. Un juego ficticio que pretende simular las redes sociales, sus algoritmo, filtros y burbujas de información. A través de la diversión que ofrece la gamificación, nos permite introducir a los y las jóvenes, los fenómenos que se manifiestan y ante los que se pueden encontrar en las redes sociales para ayudarles a afrontarlas en el futuro.

Encuentra la publicación y el juego Octogram en fakeknowmore.smilemundo.com y súmate a construir un mundo más informado y resistente a la desinformación.